Bienvenido al ::: SerTox :::!

     Menú
· Noticias
· Institucional
· Investigación
· Materiales Educativos
· Biblioteca multimedia
· Preguntas frecuentes
· Boletín
· Buscar
· Contáctenos
· Enlaces - Directorio
· Glosario
· Noticias x Mes
· Temas
· Top 15

EnglishSpanish

     Buscar


     Categorías
· Todas las Categorías
· Aportes
· Ejercicios
· Informan / Escriben
· La prensa
· Noticias del Sertox
· Recomendamos
· Toxicología al día
· Trivia toxicológica
· zNo sólo de tóxicos

     Blogs



     Manifiesto amianto





 Recomendamos: Fallo inédito de tribunal cordobés por contaminación ambiental con plaguicidas en barrio Ituzaingó

Ver Imagen

La Justicia con su balanza (Foto: Sertox )

Primera condena por fumigar con agroquímicos. pagina12.com.ar. 22/08/12. En un fallo inédito, un tribunal cordobés condenó a tres años de prisión en suspenso a dos de los acusados por afectar la salud del barrio Ituzaingó por usar indebidamente endosulfán y glifosato. El tercer imputado fue absuelto. El tribunal de la Cámara I del Crimen de Córdoba condenó ayer a tres años de prisión condicional, es decir, no efectiva, al productor rural Francisco Parra y al piloto aeroaplicador Edgardo Pancello por las fumigaciones ilegales en el Barrio Ituzaingó Anexo, cercano a la capital provincial, al tiempo que absolvió al productor Jorge Gabrielli.


La sentencia es la primera en su tipo en el país y corona una lucha de más de diez años de los vecinos del lugar que vienen denunciando las consecuencias de las fumigaciones en la salud de los habitantes. Fruto de esas luchas es la organización Madres de Ituzaingó, que se convirtieron en símbolo de los reclamos contra la contaminación con agrotóxicos.

Tras más de dos meses de juicio, el tribunal, integrado por Lorenzo Rodríguez, Mario Capdevila y Susana Cordi Moreno, deliberó ayer durante nueve horas para decidir el veredicto. La sentencia contra Parra y Pancello fue a tres años de prisión de ejecución condicional por dos hechos de fumigación ocurridos en 2004 y 2008.

Parra fue condenado como autor del delito de contaminación ambiental penado por la Ley de Residuos Peligrosos, en forma continuada. Los camaristas dispusieron que, durante cuatro años, Parra deberá cumplir “diez horas semanales de trabajo no remunerado”, a favor “del Estado o de instituciones de bien público, vinculadas con la salud”, al tiempo que quedó inhabilitado “durante ocho años para el ejercicio de la actividad de aplicación de productos agroquímicos”.

Los jueces condenaron al piloto Pancello a tres años de ejecución condicional por considerarlo “coautor del delito de contaminación ambiental” por el hecho ocurrido en 2008. Pancello fue inhabilitado durante diez años para operar con productos agroquímicos y también deberá realizar un trabajo comunitario.

Por su parte, el tribunal absolvió al productor Jorge Alberto Gabrielli, tal como había pedido el fiscal Marcelo Novillo Corbalán en el momento de efectuar sus alegatos, por considerar que faltaban pruebas determinantes y por el principio de presunción de inocencia.

“Quedo conforme en cuanto al encuadramiento: se comprobó que la fumigación, en las condiciones socioambientales en que se encontraba el barrio, puso en peligro la salud humana”, expresó Novillo Corbalán. Asimismo, destacó que “se cumplió el objetivo de mínima” y agregó que “no recurrirá la sentencia”, pese a que él había requerido cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo para Parra y tres (también de forma efectiva) para Pancello. “Ocurre que, en forma subsidiaria y para el supuesto de que no se establecieran penas de cumplimiento efectivo, nosotros habíamos pedido la aplicación de reglas de conducta, tal como resolvió el tribunal”, explicó.

En cambio, Juan Manuel Aráoz, abogado de Parra, anticipó que, si bien esperará a conocer los fundamentos del fallo, que se difundirán el 4 de septiembre, recurrirá la sentencia “teniendo en cuenta que se considera delito una actividad autorizada por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria y por otros organismos nacionales”.

A su turno, el abogado de Pancello, Alejandro Pérez Moreno, subrayó que se sentía “vencido”, porque “no hay ningún argumento serio que destruya la presunción de inocencia de su cliente”.

Miguel Angel Martínez, abogado querellante, expresó que había que “entender a la gente que viene luchando desde hace doce años” y que tal vez esperaba penas de ejecución efectiva, no obstante destacó “el valor del precedente que se sentó”. En diálogo con Página/12, Martínez señaló que “este fallo viene a sancionar un delito que anteriormente sólo era considerado como una falta”. “Aquí hay una pena efectiva desde el punto de vista penal, tanto para Pancello como para Parra y, a partir de ahora, cualquier productor que contamine el ambiente y perjudique la salud de las personas con fumigaciones ilegales tiene que saber que la ley penal lo va a atrapar”, dijo.

Por su lado, Sofía Gatica –fundadora de Madres del Barrio Ituzaingó e impulsora de la causa, tras perder a una hija con malformación de riñón en 2002– apenas conoció la sentencia dijo que “no tenía nada que decir”. “¿Quién nos devuelve la salud a nuestros hijos?”, expresó.

Lucía Fernández, vocera del colectivo Paren de Fumigar, también se pronunció con respecto al fallo y dijo a este diario que “la sensación que nos deja esta condena es de absoluto dolor, porque no era lo que esperábamos”. “Sin embargo, estimamos que marcará un antes y un después en lo que se refiere a este tipo de casos. Vamos a seguir dando pelea por un ambiente saludable para todos, para que no haya más enfermos ni muertes que podrían ser evitables”, añadió.

Los hechos juzgados por el tribunal ocurrieron cuando la municipalidad de la ciudad de Córdoba ya había declarado al grupo poblacional de barrio Ituzaingó Anexo en emergencia sanitaria, entre otras razones, por la presencia de productos agroquímicos contaminantes. Según la acusación, en las fumigaciones realizadas sobre los campos ubicados en la inmediaciones de barrio Ituzaingó se utilizó endosulfán y glifosato, en violación a la Ley de Agroquímicos de Córdoba Nº 9164, que prohíbe la aplicación aérea de esos productos agroquímicos en un radio menor a los 1500 y 500 metros de distancia de las poblaciones urbanas, respectivamente.

La causa fue elevada a jucio tras constatar que la zona estaba contaminada con un cóctel tóxico, según estudios realizados en el lugar. Agua contaminada con arsénico, PCB de los transformadores de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC) emplazados en el sector y los agrotóxicos por las fumigaciones. En el Barrio Ituzaingó fueron denunciados 200 casos de cáncer, cien de ellos fatales. Además, sobre una muestra de 142 chicos se comprobó que 114 tienen agroquímicos en su organismo.

Informe: Sabrina Améndola.

Leer también: La sentencia confirmó que hubo delito. cba24n.com.ar. 21/08/12. El Tribunal absolvió a uno de los productores, Jorge Gabrielli, mientras que resolvió la culpabilidad de Francisco Parra y Edgardo Pancello. La pena es de tres años de prisión condicional, sin cárcel efectiva.

Los jueces de la Cámara 1ª de Tribunales II -integrada por Lorenzo Rodríguez (presidente), Mario Capdevila y Susana Beatriz Cordi Moreno- anunciaron que Francisco Rafael Parra, productor agropecuario, es autor responsable del delito de contaminación continuada y que Edgardo Pancello, aviador aplicador de agrotóxicos, es coautor responsable del delito de contaminación. Para ambos establecieron la pena de tres años de prisión condicional.
"El Tribunal resuelve absolver por unanimidad a Jorge Alberto Gabrielli y Edgardo Pancello por el hecho de contaminación ambiental de residuos peligrosos, en el grado de instigador", así comenzó la lectura de la sentencia el presidente de la Cámara.
En segundo lugar, declararon por unanimidad, a Francisco Rafael Parra "autor penalmente responsable del delito por el artículo 55 de la ley de residuos peligrosos". De este modo, resolvieron -por mayoría- "imponerle la pena de tres años de prisión, en forma de ejecución condicional".
Además, los jueces establecieron que Parra deberá por cuatro años "realizar trabajos no remunerados, en un lapso de 10 horas semanales, fuera de sus horarios de trabajo y a favor del Estado o instituciones de bien público".
En tercer lugar, definieron -por mayoría- que Edgardo Jorge Pancello como "coautor responsable del delito del artículo 55 de la ley de residuos peligrosos y consencuencia imponerle la pena de tres años de prisión, en forma de ejecución condicional".
Lo obligan también a cumplir tareas comunitarias, por el término de tres años, durante 8 horas semanales.
 
Repercusiones de la sentencia

Hubo reacciones disímiles. Por un lado, las madres de las víctimas de barrio Ituzaingó Anexo se mostraron con desazón ante el veredicto, ya que esperaban una sentencia con cárcel efectiva.
Sofia Gatica, quien perdió un hijo que padecía de cáncer, solo respondió que no tenía "nada que decir". Mientras otra mujer, con dolor, gritó: "¡Que nos devuelvan a nuestros hijos!".
Por su parte, Medardo Ávila Vázquez, médico querellante e integrante de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, sostuvo que se trató de un juicio histórico ya que se dictaminó que hubo delito. "Es un fallo histórico. Se ha condenado a los culpables de haber fumigado a barrio Ituzaingó", señaló en primera instancia.
"Si bien la condena es de cumplimiento condicional, ya que son personas que no tenían antecedentes, pero es la primera vez que se considera un delito y que están condenados y castigados por la Justicia", analizó.
Finalmente, Ávila Vázquez concluyó: "Es un paso adelante el que hemos dado"


Leer también aporte envíado por Ana Digón: Declaración de Madres de Ituzaingo y Colectivo Paren de Fumigar Córdoba ante la inminencia del veredicto del Juicio a las fumigaciones. sutribuna.com.ar. 19/08/12.“Después de más de dos meses de proceso, donde pudimos presentar con libertad, respeto y atención los testimonios y las pruebas científicas y sanitarias sobre la contaminación que generaba las aplicaciones con agrotóxicos y de qué forma se fue afectando la salud y la vida de los vecinos de Bº Ituzaingo anexo; el próximo martes 21, el Tribunal de la Cámara 1º del Crimen de Córdoba dictara su sentencia.
Desde hace más de 10 años ciudadanos del interior del país denuncian que las fumigaciones los enferman; a la par que el agronegocio se expande más y más sobre la base de un modelo de agricultura tóxica con semillas transgénicas, un sistema que consume cantidades crecientes de venenos  y que en este ultimo año utilizo 370 millones de l/kg de diversos venenos (68% glifosato). El gobierno nacional y los gobiernos de muchas de las provincias del país, impulsan con entusiasmo este modelo, negando sus efectos tóxicos, a pesar de contar, ante sus propios ojos, con la evidencia de las consecuencias que producen sobre la vida y la salud de su población.
Los reclamos de los pueblos fumigados son acompañados por médicos, biólogos, agrónomos críticos, abogados de derechos humanos y ambientales,  periodistas y ciudadanos comunes. Sus denuncias siempre fueron rechazadas por la policía y por la justicia en todo el país. Últimamente quedaron firmes recursos de amparo presentados con la finalidad de parar fumigaciones en las periferias de pueblos de Santa Fé, Chaco, Salta; la semana pasada el Tribunal Superior de la Provincia de Buenos Aires falló sobre un Amparo Ambiental, prohibiendo fumigar dentro de los 1000 metros que rodean al pueblo de Alberti en esa provincia.
En el juicio en curso, las denuncias por fin fueron escuchadas, y como resultado de la investigación, los fiscales concluyeron en que, fumigar contaminando zonas pobladas, viola el artículo 50 de la ley de Residuos Peligrosos nro. 24.051 y el artículo 200 del Código Penal. Durante las audiencias del debate, claramente se expresó un conflicto, entre los intereses de los empresarios sojeros, instigados por las empresas biotecnológicas (como Monsanto y Syngenta) que buscan sostener la forma tóxica en que despliegan su negocio, por un lado; y el derecho a la vida, a la salud y al ambiente sano de las poblaciones expuestas, por el otro.
La Justicia tiene hoy la palabra. Por su parte, el gobierno provincial, en estos días procura garantizar el establecimiento de Monsanto en nuestra provincia, fijando posición en este conflicto: más agricultura tóxica para todos.
Una sentencia de absolución significaría: glifosato libre para todos. Significaría que Parra, prepare su barbecho químico al día siguiente, y los vecinos de Ituzaingó vuelvan a recibir sus dosis sistemáticas de veneno, entre los meses de agosto y marzo, durante todos los años. Significaría que las 3000 escuelas rurales del país que son fumigadas con los chicos adentro, no tengan otra alternativa defensiva que cerrar puertas y ventanas y soportar los efectos de los plaguicidas. Significaría que para la Justicia, prevalezcan los derechos privados y comerciales, por sobre los derechos humanos. Significaría también consolidar el poder hegemónico de este bloque construido entre la Mesa de Enlace del “campo”, las empresas transnacionales más siniestras y el gobierno nacional y provincial.
Una sentencia que reconozca el carácter delictivo y contaminante de las fumigaciones indiscriminadas; una sentencia que castigue conductas sostenidas en la codicia y la desaprensión; que se apoye en el principio precautorio y no en los hechos consumados; que ponga a la Justicia en el rol de priorizar valores y principios de humanidad, de  solidaridad, de defensa del ambiente y de la vida sobre los intereses de grupos económicos, será una sentencia de una Justicia que aporte a la convivencia en una sociedad más ética y más justa.
Esperamos con expectativa el veredicto; conscientes de que, una sentencia “justa”, requerirá de los jueces de la Cámara 1º del Crimen, suficiente valor, coraje y dignidad para permitirles, como representantes de nuestras instituciones judiciales, responder al reclamo de los vecinos de Barrio Ituzaingó”.
Madres de Ituzaingo y Colectivo Paren de Fumigar Córdoba
Córdoba, 18 de agosto de 2012


Ver video Juicio por fumigaciones en barrio Ituzaingó: se confirmó que hubo delito



Enviado por jcp el 22 agosto 2012 00:00:00 (2932 Lecturas)






Artículos e imágenes de:
Aspectos históricos legales regulatorios
Aspectos históricos legales regulatorios
Aportes de Ana Digon
Aportes de Ana Digon
 País: Argentina
País: Argentina
 Plaguicidas / Pesticidas
Plaguicidas / Pesticidas

 
     Enlaces Relacionados


Noticia más leída sobre Aspectos históricos legales regulatorios:
Restricción al piroxican, toxina botulínica, y más.


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 5
votos: 1


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Publicidad






Todos los logos y marcas registradas son propiedad de sus respectivos dueños. Los comentarios son propiedad de quienes lo envían, todo el resto © 2006-2011 by Sertox.

Webs Asociadas: www.country2.com / Radio FM Estacion San Pedro / Lombó Teatro Salamanca - Zamora

PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.
Página Generada en: 0.04 Segundos