Bienvenido al ::: SerTox :::!

     Menú
· Noticias
· Institucional
· Investigación
· Materiales Educativos
· Biblioteca multimedia
· Preguntas frecuentes
· Boletín
· Buscar
· Contáctenos
· Enlaces - Directorio
· Glosario
· Noticias x Mes
· Temas
· Top 15

EnglishSpanish

     Buscar


     Categorías
· Todas las Categorías
· Aportes
· Ejercicios
· Informan / Escriben
· La prensa
· Noticias del Sertox
· Recomendamos
· Toxicología al día
· Trivia toxicológica
· zNo sólo de tóxicos

     Blogs



     Manifiesto amianto





 Toxicología al día: Analizando los componentes más ‘peligrosos’ de infinidad de venenos para su uso terapéutico

Ver Imagen

Bothrops jararaca (Foto: wp)

Venenos, los fármacos del futuro. elcorreo.com. 06/05/13. Algunos venenos son investigados en la actualidad como una poderosa arma contra enfermedades como el Alzhéimer o el Párkinson.Cada cierto tiempo se publica que las estrellas de Hollywood usan cremas a base de veneno de serpiente o, como dicta la última moda, se tratan con toxina de abeja, una suerte de bótox orgánico al que son adictas Gwyneth Paltrow o Victoria Beckham. Pero más allá de la cosmética, los investigadores trabajan analizando los componentes más ‘peligrosos’ de infinidad de venenos para su uso terapéutico. No es una novedad, al menos si nos remontamos a los inicios de la toxicología moderna.

Fue entonces cuando el médico y naturalista Francesco Redi (1626- 1697) describió innumerables experimentos sobre los efectos de los venenos de serpiente. «Asimismo, Charles Lucien Jules Laurent Bonaparte (1803-1857), ornitólogo e hijo del hermano menor de Napoleón, fue el primero en describir la naturaleza proteica de las toxinas de estos venenos en 1843», señala Juan José Calvete, jefe del Laboratorio de Venómica y Proteinómica Estructural del Instituto de Biomedicina de Valencia, CSIC.
Sin embargo, el valor medicinal de los venenos ya se conocía en la antigüedad. La apiterapia (el uso medicinal de los productos de las abejas, incluyendo su veneno) era de uso común entre los antiguos egipcios, y hay también referencias en la historia de Europa y Asia. Está documentado que Carlomagno e Iván ‘el Terrible’ utilizaban el veneno de abejas para tratar dolencias de las articulaciones.
Coagulante de serpiente
Cuentan las crónicas que Mitrídates VI ‘El Grande’, rey de Pontus y Armenia Menor desde alrededor de 120 a 63 DC, sufrió una grave herida de espada. La gran pérdida de sangre amenazaba con acabar con su vida, pero sus chamanes Scintios lograron cortar la hemorragia administrando veneno de serpiente y el rey se recuperó.
«Este es posiblemente el primer reporte de la utilización del veneno coagulante de la Vipera ursini para parar una hemorragia, un descubrimiento que se adelantó en más de 1.500 años a la toxicología moderna », afirma el experto del CSIC.
En cualquier hábitat donde hay competencia por los recursos naturales hay organismos que utilizan venenos para sobrevivir. Existen organismos venenosos en todas las formas de vida y sus toxinas han sido moldeadas por la evolución para antagonizar selectiva y potentemente a receptores vitales para la vida de la presa.
De hecho, «muchas de las dianas de estas toxinas son receptores cuyo funcionamiento está estrictamente regulado en el estado fisiológico normal de un organismo y alterado en determinadas patologías. La administración de toxina en concentraciones controladas puede contrarrestar esa actividad patológica, llevando a esos receptores a su nivel normal de funcionamiento », explica Juan José Calvete.
Contra el Párkinson
El experto, dedicado desde su laboratorio al estudio de los venenos con el objetivo de desarrollar nuevos antídotos, no duda en destacar el «extraordinario» potencial médico de los venenos. «Las toxinas identificadas como candidatas a nuevos medicamentos solo representan la punta del iceberg. Hay investigaciones en marcha cuyo objetivo es desarrollar toxinas para combatir diversos tipos de cáncer, o que ejerzan un efecto protector frente al mal de Alzheimer y el Párkinson», afirma.
Sobre un posible tratamiento para estas dos enfermedades se lleva a cabo una investigación en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde estudian el veneno de caracoles marinos del género Conus para aprovechar sus efectos en futuros medicamentos contra el dolor crónico y muscular, a la par que analizan su posible uso contra las dos patologías mencionadas.
En las cremas
Actualmente existen en el mercado de la cosmética varias cremas cuyo principal ingrediente es el veneno de serpiente. Pero, ¿qué hay de cierto en este reclamo y qué veneno hace este ‘milagro’? Pues bien, la toxina a la que se refieren se extrae de la víbora del Templo de Malasia, Tropidolaemus wagleri, de la isla de Penang. Aunque hay muchas de las cremas que en realidad no llevan dicho componente sino «un polipéptido análogo al que contiene el veneno de este ofidio», afirma Calvete.
Según el investigador del CSIC, la acción de todas ellas es «supuestamente» un efecto alisante, bloqueando la comunicación neuromuscular a nivel postsináptico, como la toxina botulínica producida por la bacteria Clostridium botulinium (botox), relajando el rostro, alisando arrugas y líneas de expresión. «Pero la composición exacta de estas cremas no es conocida, ni la acción alisante de los componentes individuales del veneno de la víbora del Templo de Malasia. Afortunadamente, la máxima concentración permitida de cada uno de estos aditivos no excede el 4%».

Subnota relacionada: Medicamentos originados por venenos.elcorreo.com. 06/05/13. Hitos en la investigación con toxinas animales.
SERPIENTE
– Captopril® es el nombre del primer fármaco aprobado por la Agencia de Medicamentos y Alimentos (Food and Drug Administration, FDA) de Estados Unidos en 1979 para uso terapéutico. Basado en un componente aislado de veneno de serpiente, es un inhibidor de la enzima que convierte la molécula Angiotensina I en II, que es la que incrementa la acción vasoconstrictora. Por eso se usa para tratar la hipertensión arterial.
– Su hallazgo se produjo tras la observación de que la mordedura de la serpiente brasileña Bothrops jararaca producía un súbito descenso de la tensión sanguínea. Esto condujo al aislamiento de péptidos hipotensivos –un tipo de moléculas– cuya estructura llevó en 1950 al desarrollo del medicamento.
– Los síntomas de sobredosis incluyen hipotensión severa, ‘shock’, bradicardia, alteraciones electrolíticas y fallo renal.
– Las malbalginas, otras proteínas aisladas del veneno de la mamba negra, actúan sobre unos determinados canales neuronales presentando un efecto analgésico superior al de la morfina, sin signos de toxicidad.
CARACOL MARINO
–El último ejemplo de una toxina aprobada como medicamento por la FDA en diciembre del 2004 (EE UU) y en febrero del 2005 (Comisión Europea) se trata de un péptido cíclico denominado ziconotide.
–Esta aislado del caracol marino Conus magus y se ha comercializado bajo el nombre Prialt®.
–Se trata del primer, y hasta la fecha único medicamento, derivado de un veneno que actúa a nivel del sistema nervioso central.
–El fármaco posee una ventaja importante sobre los analgésicos opiáceos: posee un potencial analgésico mil veces superior a la morfina pero su poder adictivo se considera bajo o nulo.
MONSTRUO DE GILA
–El veneno de este lagarto posee un componente peptídico de 39 aminoácidos, denominado Exenatide, que controla la glucemia y reduce el apetito.
–Funciona como una hormona natural, estimulando a las células a actuar frente a sobrecargas de glucosa pero permaneciendo inactivas cuando la glucemia es normal.
–En su forma comercial, Byetta, es una medicina para la diabetes tipo 2 que ayuda a producir insulina con más eficiencia.
VAMPIRO COMÚN
–El tratamiento actual para personas que sufren un accidente isquémico sólo funciona si se administra en menos de tres horas. Por eso se están realizando ensayos clínicos con medicamentos basados en toxinas anticoagulantes como, por ejemplo, las presentes en la saliva del vampiro común (Desmodus rotundus) y de otros organismos hematófagos, que ampliaría este plazo hasta 9 horas.
ANÉMONAS MARINAS
–Las anémonas marinas poseen unos tentáculos dotados de nematocistos que inyectan un veneno que aturden a la presa. En la década de 1990 investigadores de la Universidad de California descubrieron unas toxinas que actúan como potentes inhibidores del canal de potasio Kv1.3 de linfocitos T, cuya desregulación funcional está implicada en el desarrollo de enfermedades autoinmunes. La industria biotecnológica está tratando de utilizar esta toxina para desarrollar drogas para combatir enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple.
ESCORPIÓN
–TM-601, una forma modificada de una clorotoxina del escorpión Leiurus quinquestriatus que bloquea canales de cloro, se encuentra en ensayo clínico (fase II) para tratar gliomas (un tipo de tumor).

Enviado por jcp el 06 mayo 2013 00:00:00 (1673 Lecturas)






Artículos e imágenes de:
 Ponzoñas y Animales
Ponzoñas y Animales
 Medicamentos
Medicamentos
 País: España
País: España

 
     Enlaces Relacionados


Noticia más leída sobre Ponzoñas y Animales:
En Canarias hay dos especies de arañas que son peligrosas: una latrodectus y una loxosceles


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Publicidad






Todos los logos y marcas registradas son propiedad de sus respectivos dueños. Los comentarios son propiedad de quienes lo envían, todo el resto © 2006-2011 by Sertox.

Webs Asociadas: www.country2.com / Radio FM Estacion San Pedro / Lombó Teatro Salamanca - Zamora

PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.
Página Generada en: 0.05 Segundos