Bienvenido al ::: SerTox :::!

     Menú
· Noticias
· Institucional
· Investigación
· Materiales Educativos
· Biblioteca multimedia
· Preguntas frecuentes
· Boletín
· Buscar
· Contáctenos
· Enlaces - Directorio
· Glosario
· Noticias x Mes
· Temas
· Top 15

EnglishSpanish

     Buscar


     Categorías
· Todas las Categorías
· Aportes
· Ejercicios
· Informan / Escriben
· La prensa
· Noticias del Sertox
· Recomendamos
· Toxicología al día
· Trivia toxicológica
· zNo sólo de tóxicos

     Blogs



     Manifiesto amianto





 Recomendamos: Experto español:los vertidos de petroleo en el mar son dañinos porque cambian el ecosistema natural

Ver Imagen

Plataforma cerca de Rio de Janeiro (Foto: Sertox )

¿Por qué dañan el mar los vertidos de petróleo?. Por Antonio Ruiz de Elvira*. elmundo.es. 20/07/14.Esta semana se ha detectado un vertido de petróleo en las Islas Canarias. Ante estas cosas hay siempre dos posturas: Los que dicen que no pasa nada y los que, con un poco más de estudio, decimos que pasa mucho. Entre los primeros están los que consideran las muertes en las guerras como meros ''daños colaterales''. Serían los que consideran que 300 muertes en un avión civil derribado que pasaba por ahí es algo asumible porque unas determinadas personas quieren o no quieren ser rusas. Hay quienes consideran que destrozar el mar no importa siempre que ellos tengan la gasolina que desean para moverse a 300 km/h por carreteras públicas.


El mundo vivo es un sistema entrelazado. Hay bacterias dañinas, pero nosotros necesitamos miles de millones de bacterias en nuestros intestinos (la ''flora intestinal'') para poder digerir los alimentos y poder vivir. Un mundo aséptico es un mundo muerto.
Voluntarios y trabajadores limpian la playa de Agüimes, Gran Canaria. / EFE
El petróleo es un mundo muerto. Es el resultado de la descomposición de animalillos, desde bacterias a gusanos, que vivieron hace 300 millones de años en la etapa geológica que denominamos ''Carbonífero''. Es una mezcla de grasa e hidrocarburos ligeros que puede moverse como un fluido viscoso. Una vez que se deposita sobre una superficie, ésta deja de poder intercambiar gases, de recibir luz y, además, mientras está en suspensión en el agua, se adhiere a la superficie de los seres vivos (peces, mamíferos, aves) e impide sus movimientos al actuar como un pegamento y les produce la muerte.

Adicionalmente, al ser un mineral que sale del subsuelo, normalmente el petróleo contiene substancias tóxicas, metales como cromo, cesio y otros muchos que, aunque se dan en trazas minúsculas, son precisamente esas trazas minúsculas las que envenenan.

El petróleo acaba desapareciendo de las zonas contaminadas. Lo digieren las bacterias correspondientes, salvo sus componentes mas venenosos. Pero también ocurre que la vida en esas zonas cambia de forma. Si había corales, desaparecen. Las especies de peces de importancia económica se mudan a otros lugares y la recuperación, muy lenta, da como resultado una vida distinta de la anterior en la zona de los vertidos.

Hay en EEUU un lobby electoral pagado por los millonarios cuyo nombre, tremendamente ambiguo, es: ''Por la prosperidad''. Y uno puede pensar que es ''Por la prosperidad del que paga ese eslogan, no por la del que lo lee''.  Viene esto a cuento de los vertidos.

Quien habla de vertidos de petróleo, habla de los vertidos de basura, de los vertidos de substancias venenosas, como los fosfoyesos de Huelva, el vertido de Boliden en Aznalcollar y el vertido de agua y gas radiactivos en Fukushima, el vertido de isocianato de metilo en Bhopal, etcétera.

El problema de los vertidos tóxicos es el mismo qu el de las inversiones tóxicas de las compañías financieras. La legislación mundial, incluida la española, considera que los gastos se reparten entre todos los ciudadanos, mientras que los beneficios se concentran en las empresas. En una conversación mía con un par de agentes oficiales de las empresas nucleares de España, les pregunté: ''¿Quien paga un accidente?''. ''El seguro'', contestaron. ''Pero, ¿un accidente tipo Fukushima?''. ''Los ciudadanos a través del Estado''.

Las empresas nunca pierden
La lógica de las empresas es evidente. Los beneficiarios de la gasolina son los ciudadanos, que se pueden mover gracias a ella. Si las empresas tuviesen que pagar seguros para considerar casos como el del 'Prestige', los costes se repercutirían sobre los usuarios en cada recarga de gasolina y al final pagarían siempre los mismos.

Pero esa lógica no es correcta. Mientras los modelos económicos al uso, por desidia de sus creadores, señalan como ''externalidades'' conceptos que son internos al propio modelo, la realidad es que las externalidades las debe asumir la empresa que las promueve. ¿Por qué? Porque si se hace así, la empresa, que quiere vender y por tanto tener precios bajos, ya se preocupará de que los accidentes no se produzcan. Por ejemplo, si Boliden, empresa sueca, hubiese incluido como internos los gastos de limpieza y arreglo del desastre, se hubiese cuidado muy mucho de:  a) No dejar los vertidos sin tratar, b) que la balsa estuviese hecha con pilotes y muros de hormigón y fuese mantenida constantemente, costase lo que costase, pues siempre costaría menos que sus responsabilidades financieras ante los vertidos. 

Exactamente lo mismo pasa con los barcos. La legislación mundial, y la española en particular, no reconoce responsabilidades a nadie ni por vertidos ni por cualquier otro accidente producido por ellos. El gobierno español, por ejemplo, acepta que una compañía española, Petra S.A., por poner un nombre, cuyo negocio es el petróleo, utilice barcos registrados en paraísos legales, de empresas de empresas de empresas, cuya responsabilidad ante un vertido tóxico se diluye como un azucarillo en el café. Bastaría con que España prohibiese a Petra que utilizase barcos ajenos no registrados en España, para que Petra (es solo un ejemplo), tuviese siempre barcos de primera mano, cuidados hasta la última tuerca y que no navegasen en tormentas cuando estas tuviesen lugar.

Exactamente lo mismo ocurre con los vertidos químicos y nucleares. Mientras los países acepten las condiciones de escurrir el bulto de las empresas en vez de las empresas aceptar las normas de los países, tendremos estos casos.

Y recordemos los españoles, y los canarios en particular, que los pozos de perforación se rompen y el petróleo inunda no un kilómetro de costa y una zona de reserva marina, sino todo el Golfo de México, y que el riesgo de la explotación de petróleo en Canarias, para sacar ese líquido pestífero durante 10 años, es que todo el archipiélago se cubra de alquitrán, sin haber sacado nada a cambio, pues ¿que gana cada canario con el petróleo que salga de los pozos?

El vertido de BP causado por la salida del petróleo del pozo del Golfo de México ocupó 180.000 kilómetros cuadrados, que es la missma superficie que tiene el archipiélago. Lo que sabemos de la naturaleza y la vida social es que los accidentes no pueden evitarse de ninguna manera.

Si es así, ¿por que jugar con fuego? Si no hay más remedio, ¡qué le vamos a hacer! Pero tirarse a volar, como este chef de cocina que se ha matado hace unas semanas, por diversión, parece estúpido.

¿Cuanto tiempo vamos a poder estar sacando petróleo? ¿10, 20 años? Eso es cero en la vida de las sociedades humanas. La energía solar es esencialmente eterna, a escala humana. Miles de millones de años. ¿No sería mejor para Petra, por ejemplo, y para los canarios, en particular, sacar toda su energía, incluida la que necesitan para moverse, del sol, que tienen a raudales, en vez de pozos de porquería que pueden llenar al archipiélago de basura a cambio de nada?

Recuerden: Los vertidos son dañinos porque cambian el ecosistema natural. El que tenemos funciona. No sabemos como será el nuevo tras el vertido, pero sabemos con seguridad que será peor que el original, pues el veneno nunca deja nada bueno a su paso.
___________________________________________________________________________________________
*Catedrático de Física Aplicada en la Universidad de Alcalá de Henares. Su investigación se centra en la Física del Clima y de la Atmósfera de la Tierra. Es autor de "Quemando el futuro: clima y cambio climático" (ed. Nivola).

Enviado por jcp el 22 julio 2014 00:00:00 (651 Lecturas)






Artículos e imágenes de:
 Contaminantes, ecología y ecotoxicología
Contaminantes, ecología y ecotoxicología
 Hidrocarburos
Hidrocarburos
 Minería e industria petrolera
Minería e industria petrolera
 País: España
País: España

 
     Enlaces Relacionados


Noticia más leída sobre Contaminantes, ecología y ecotoxicología:
Smog en México DF


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Publicidad






Todos los logos y marcas registradas son propiedad de sus respectivos dueños. Los comentarios son propiedad de quienes lo envían, todo el resto © 2006-2011 by Sertox.

Webs Asociadas: www.country2.com / Radio FM Estacion San Pedro / Lombó Teatro Salamanca - Zamora

PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.
Página Generada en: 0.04 Segundos